Bodegas mendocinas que tenés que visitar al menos una vez en la vida

  En Mendoza hay tantas bodegas que siento que un poco de orden viene muy bien para organizar tu visita. Las bodegas que acá menciono son íconos mendocinos, experiencias que al menos una vez hay que vivir, no sólo porque el vino o la bodega sean de alto nivel, sino porque además tienen una gran importancia para la historia del vino mendocino. Con eso aclarado, ¡Aquí vamos!

Catena Zapata:

  Es, sin dudas, la bodega mendocina más reconocida a nivel mundial: Recorrer Catena Zapata es recorrer 120 años de historia del vino argentino. Ubicada en Luján de Cuyo, la pirámide más famosa de Argentina -que tuvo su reapertura el abril pasado- recibe a cientos de turistas que mueren por conocerla y por disfrutar de sus vinos. Las degustaciones arrancan en los $14.000 ARS por persona.

Viña Cobos:

  También en Luján de Cuyo, es para mí una de las mejores experiencias en bodegas. Desde los chicos de turismo que te reciben hasta el paisaje, la bodega y claro, sus vinos que enloquecen a cualquier mortal, esta es una visita sofisticada, elegante pero muy cálida. Viña Cobos te invita a volver cada vez para descubrir nuevas etiquetas y para volverte cada vez más fan. El valor de la degustación comienza en $9.000 ARS aproximadamente.

Piedra Infinita:

  Mejor bodega y viñedo del mundo tres veces consecutivas, ingresó al salón de la fama este año… ¿qué más se puede agregar? El equipazo de la bodega, la arquitectura y el paisajismo, la vista a la Cordillera de Los Andes, todo es un combo perfecto. Podés visitarla por un valor de $4.000 ARS y también ofrecen almuerzos maridados con un valor que comienza en los $17.000 ARS. Eso sí, reserven con mucha anticipación.

Casa Vigil:

  Es el MUST mendocino por excelencia. Degustaciones, almuerzos y cenas son las propuestas de una de las bodegas más demandadas por los turistas que visitan Mendoza. Un lugar con una mística muy especial, un servicio impecable y los vinos del Ale Vigil que no dejan de sorprender. Ni hablar si justo está el Ale en su casa y podés sacarte la foto que todos buscan cuando van a la bodega. Los almuerzos están alrededor de los $17.000 ARS y las degustaciones en $5.000 ARS.

Lo que más me gusta y enorgullece de este artículo es que tres de las cuatro bodegas que aquí menciono son de hacedores con raíces mendocinas. ¡Qué lindo es estar en los ojos del mundo por algo tan bueno y generador de trabajo como el vino!

¿Cuál les gustaría conocer? ¿Alguna que ya visitaron?

Los quiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *